Sitio oficial de las Fiestas de Nuestra Señora y San Roque de Peñafiel
Inicio
Inicio > La fiesta y sus costumbres > Historia
Historia

Las Fiestas de Nuestra Señora y San Roque se celebran cada año en la misma fecha y en el mismo lugar desde la Edad Media, aunque en las últimas décadas se han añadido dos días más de fiesta, el 14 y el 18 de agosto.

La agricultura es una parte esencial para la historia de las fiestas de Peñafiel, y es que se piensa que los festejos nacieron como forma de celebrar el fin de las tareas agrícolas del verano. Los peñafielenses honraban a los santos patronos de la villa con unos días festivos que servían además para que los ciudadanos de toda la comarca pudieran disfrutar y descansar tras una dura época de trabajo en el campo.

Los documentos escritos aseveran que ya en 1433 se corrían toros en Peñafiel. El recorrido inicial de los encierros era mucho más extenso que el actual, y es que en un principio las reses bravas eran conducidas a caballo desde la Dehesa, en el pago de Pajares, hasta los corrales de la villa. Tras el itinerario campero, comenzaba el encierro a pie desde el puente del Valdobar, tal y como se lleva a cabo actualmente.


Desde 1984, los toros se corren desde el corral de Valdobar hasta la Plaza del Coso en un recorrido de un kilómetro aproximadamente. El recorte del itinerario obligó a instalar un corral para los animales en Valdobar, donde además se levantó una ermita en honor a San Roque, para que los mozos pudieran venerar al patrón antes de cada encierro.

La Plaza del Coso de Peñafiel ha sido un recinto festivo por excelencia desde la Edad Media. Este emblemático lugar ha albergado capeas y novilladas desde tiempos inmemoriales, pero la forma de hacerlo ha sufrido varios cambios a lo largo de la historia. Hasta finales del siglo XIX, los mozos sólo podían resguardarse de las embestidas de las reses en los portales de las viviendas y en alguno de estos portales se colocaban postes de madera para impedir la entrada del toro.

La afluencia de público comenzó a crecer y para que todos los asistentes pudieran disfrutar de la fiesta, en 1880 se instaló en medio de la plaza una jaula hecha con postes regulares de madera. El tiempo pasó y en 1929 se sustituyó la jaula por una empalizada en la parte inferior y superior del recinto, pero sólo tres años después, en 1931 una orden gubernativa obligó a instalar un ruedo en todos los recintos en los que se soltaran reses bravas en el territorio nacional. La orden gubernativa cambió por completo la concepción fiesta y desde ese mismo año comenzaron las capeas por dentro y por fuera del ruedo, hecho por el que las Fiestas de Nuestra Señora y San Roque tienen una proyección internacional.

Pero las fiestas de Peñafiel no son sólo toros. A partir de 1950 la fiesta se completó con el Chúndara, un pasacalles que se lleva a cabo los días 15, 16 y 17 de agosto. El Chúndara es una tradición relativamente joven, pero que ha calado profundamente, y es que esta refrescante forma de disfrutar del pasodoble ‘La Entrada’ atrae al municipio a centenares de personas ansiosas por cantar, saltar y mojarse en una marcha popular que comienza en la Plaza de España y que finaliza en la Plaza del Coso.

Otros datos de interés

En 1997 fueron declaradas Fiestas de Interés Turístico Regional.
Congregan cada año a más de 30.000 personas, cuando la población de Peñafiel es de unos 5.500 habitantes.

Fotografías:
 
26 03 2017
09:17  4 ºC
Predominio de nubes
Multimedia
Noticias
Portales de turismo
2010 Ayuntamiento de Peñafiel